Brasil presentó ante un juez una solicitud para ordenarle a determinardos usuarios de la red de microblogging Twitter que dejen de alertar a los automovilistas sobre la ubicación de controles policiales, radares y puntos de control del alcohilismo, lo que podría hacer que el país sea el primero en aprovechar los iniciativa de  Twitter respecto al colaborar con los gobiernos para censurar cierto contenido, si así se lo piden.“Por lo que sabemos, esta es la primera vez que un país ha buscado aprovechar el cambio de Twitter en su limitación (de tuits) en ciertos países“, dijo  a The Associated Press Eva Galperin, de la Electronic Frontier Foundation, con sede en San Francisco. ”Twitter le ha dado a los países la herramienta y ahora Brasil ha decidido usarla“, agregó Galperin.
Carlos Eduardo Rodrigues Alves, un portavoz de la fiscalía federal brasileña, afirmó que la solicitud fue presentada el 6 de febrero. Rodrigues Alves informó además que los fiscales están a la espera de que un juez decida si acepta la solicitud presentada contra los usuarios de Twitter. También añadió que se espera que el juez anuncie su decisión en los próximos días.

La fiscalía general dijo en un comunicado que las alertas transmitidas a través de la red del pájaro azul ponen en peligro los trabajos para reducir los accidentes de tránsito y reducir los robos de automóviles y el transporte de drogas y armas.

Si el juez falla a favor de la medida, cualquiera que la viole puede ser sancionado con una multa diaria de 500.000 reales (291,000 dólares), según el comunicado.

Bajo la nueva política de Twitter que se anunció a finales de enero, un tuit que viole la ley en un determinado país puede ser retirado allí, aunque pueda seguir siendo visible en otros lugares. Twitter explicó que publicará un aviso de censura cada vez que un micromensaje se retire y publicará las solicitudes de eliminación que reciba, aseverando que no posee planes para eliminar tweets sin recibir una solicitud de funcionarios gubernamentales, empresas u otro actor externo que crea que el mensaje es ilegal.