Vía El País de Uruguay.

El periodista y bloguero saudita Hamza Kashgari, acusado de haber realizado declaraciones blasfemas en Twitter, fue detenido a su llegada a Riad tras ser entregado por Malasia, según informó la prensa local. Ahora, se enfrenta a la pena capital.

El twittero, de 23 años, había huido de su país ante las amenazas de muerte que recibió tras expresar dudas sobre Mahoma en su Twitter.

En tu cumpleaños, no me arrodillaré ante ti y no besaré tus manos. Te daré la mano de igual a igual, te sonreiré de la misma forma con la que tú me sonríes y me dirigiré a ti solamente como a un amigo, nada más“, fue uno de sus mensajes.

También: “En tu cumpleaños, te veo por todas partes. Diré que amo algunas cosas de ti, pero que odio algunas y que no entiendo muchas otras” .

Durante una escala en Kuala Lumpur, Kashgari, fue identificado por la Policía de Malasia, cuyas autoridades le devolvieron a Arabia Saudita a pesar de la oposición de varias organizaciones internacionales de derechos humanos que advirtieron se enfrenta a la pena de muerte.

Arabia Saudita no posee un código penal propiamente dicho y se remite al Corán como su Constitución. Para el libro sagrado musulmán, la apostasía es uno de los seis delitos contra Dios, que se castigan con la pena capital.