El dirigente ferroviario y su hija sufrieron aprietes de la gente de Pedraza.